> Noticias

Cateterismo cardíaco en niños Parte 2

Después de un cateterismo cardíaco, existen algunas recomendaciones para ayudar al niño a reponerse.

Es preciso cuidar el sitio del cateterismo, es decir, el lugar por donde el cardiólogo ingresó el catéter, durante 5 días. Generalmente, el cateterismo se realiza en la ingle o en el cuello. Para que la herida cicatrice adecuadamente, es preciso mantener este sitio limpio y seco; es necesario cambiar el vendaje que lo cubre una vez al día, o cuando la venda se ensucie.

Al momento de realizar el recambio de venda, examinar ocularmente la herida para asegurarse de que esté cicatrizando adecuadamente bien. Es normal que, durante el primer día, la venda presente alguna mancha de sangre. La región no debe mostrar enrojecimiento ni hinchazón. Es necesario prestar atención a las indicaciones profesionales sobre cualquier medicación.

En algunos casos, alrededor del lugar en donde se introdujo el catéter se forma un hematoma, lo cual es normal, siempre y cuando vaya mejorando a medida que pasa el tiempo. Si, en cambio, el hematoma se enrojece o comienza a hincharse, o si el niño presenta un cuadro febril, entonces es preciso consultar al médico.

También es normal que el niño sienta dolor en la pierna, el cuello o la ingle, dependiendo del lugar en donde se produjo el cateterismo, durante las primeras 24 ó 48 horas. Una vez transcurrido este lapso de tiempo, en caso de dolor persistente, es preciso realizar una consulta inmediata al médico.

Durante los primeros 5 días, desde el cateterismo, el niño no debe recibir baños de inmersión. En cambio, es preferible el uso de esponja o de duchas muy breves. Puede alimentarse normalmente, aunque las probabilidades de malestar estomacal están presentes durante las primeras 24 horas.

Durante estos primeros 5 días, es necesario que el niño no realice actividad física intensa. Evitar entonces caminatas extensas, andar en bicicleta o la práctica de deportes de contacto. En tal sentido, es recomendable consultar con el médico acerca de las actividades que puede realizar el niño.

Fuente: stanfordchildrens.org