> Noticias

El diagnóstico prematuro de las cardiopatías congénitas es indispensable Parte 3

Estas son algunas de las cardiopatías congénitas con mayor prevalencia.

* Estenosis valvular aórtica: esta malformación de la válvula aórtica que genera una oclusión parcial y no permite su total apertura, se manifiesta durante el período neonatal. Para resolver el cuadro, se emplea una valvuloplastia con balón.

* Estenosis de válvula pulmonar: esta malformación de la válvula pulmonar que genera una oclusión parcial y no permite su total apertura, también se manifiesta durante el período neonatal y se resuelve con una valvuloplastia con balón.

* Coartación de aorta: esta malformación genera el estrechamiento de una parte de la aorta y suele impedir el normal flujo sanguíneo. En el caso de los neonatos, se resuelve con cirugía; cuando el niño supera los 18 kilogramos de peso, se recurre a una angioplastia con stents.

* Ductus Arterioso: esta malformación genera un drástico aumento de la irrigación sanguínea a los pulmones, ya que la comunicación entre la aorta y la arteria pulmonar es demasiado grande, lo cual hace que el corazón trabaje con mayor fuerza. En la mayoría de los casos se resuelve por vía percutánea.

* Comunicación interauricular: durante la gestación, las aurículas del corazón del bebé permanecen abiertas para que la sangre fluya sin pasar por los pulmones. Normalmente, al momento de nacer, estas aberturas se cierran. Si esto no sucede, es preciso cerrarlas por vía percutánea, aunque generalmente es necesaria una cirugía.

* Comunicación interventricular: cuando los ventrículos izquierdo y derecho no están completamente separados, permanecen unidos por un orificio. Si este orificio es demasiado grande, el corazón irrigará demasiada sangre a los pulmones con el riesgo de generar una insuficiencia cardíaca. Se trata de una de las cardiopatías congénitas más frecuentes.

Fuente: Infobae.com