> Noticias

La vida después del infarto – Parte 3

La importancia de no suspender los tratamientos.

Es muy común que las personas que sufrieron un infarto se sientan deprimidos, irritados y que piensen que su vida ya no volverá a ser la misma. Es importante que sepan que estos pensamientos son completamente normales, que se trata solamente de una etapa de la recuperación y que el tiempo curará la mayor parte de estos pensamientos.
Otra consecuencia muy habitual, son los temores ante la aparición de síntomas físicos. Incluso quienes antes de un ataque al corazón no se preocupaban por dolores pequeños y breves, pueden sentir pánico ante la más mínima molestia. Por eso, en estos casos es importante mantener la calma y tomar conciencia de que se trata de una reacción natural que irá mermando con el paso del tiempo.
Los médicos apuestan a que los pacientes cardiacos consideren el día después de un infarto como una nueva oportunidad, un punto de partida para cambiar hábitos e incorporar algunos cuidados que permitan disfrutar de cada instante, incluyendo los momentos de ejercicio y cada esfuerzo por tener una mejor calidad de vida.
Por curioso que suene, cerca del 50% de los pacientes que tuvieron un infarto suspenden parte de su tratamiento antes del año de ocurrido el episodio. Por eso, los profesionales de la salud llaman a tomar conciencia y a considerar que la medicación, el ejercicio físico, el cuidado en las comidas, la suspensión del cigarrillo y los controles periódicos con el médico son las pequeñas acciones que pueden marcar la diferencia.

Fuente: infobae.com