> Noticias

Medidas para disminuir el riesgo de padecer un ACV Parte 1

¿Qué otras medidas pueden ayudar a prevenir un Accidente Cerebro Vascular?

Comprobar el pulso: la fibrilación auricular (FA) es la arritmia más frecuente y quienes la presentan tienen hasta 5 veces más chances de sufrir un ACV. Esto sucede porque los latidos irregulares del corazón favorecen la formación de coágulos que pueden viajar hasta el cerebro y provocar un bloqueo. Incluso hay estudios que demuestran que hasta un 25% de los pacientes con esta afección no reciben la medicación anticoagulante necesaria.
Dejar de fumar: el tabaquismo aumenta entre un 50 y un 70 por ciento el riesgo de sufrir un ataque cerebral. De hecho, un solo cigarrillo aumenta la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el índice cardíaco, y disminuye la distensibilidad arterial. El riesgo aumenta incluso en los fumadores pasivos, es decir, aquellos que inhalan el humo del ambiente compartido con un fumador.
Controlar tu colesterol: el colesterol elevado aumenta el riesgo de que se tapen las arterias, entre ellas, las que llegan al cerebro. Una encuesta de factores de riesgo realizada recientemente a nivel nacional arrojó que casi 1 de cada 3 mayores de 18 años tiene el colesterol elevado. Para aquellos casos en los que la dieta y el ejercicio no son suficientes para reducir los niveles altos, y teniendo en cuenta el nivel de riesgo cardiovascular global del paciente, los médicos pueden indicar un tratamiento farmacológico.
Aprender a detectar los ataques transitorios: en 1 de cada 4 pacientes víctimas de un ACV, los síntomas son transitorios. Esto quiere decir que duran pocos minutos y no dejan secuelas. Sin embargo, es importante que sean tratados a tiempo para evitar que deriven en cuadros más graves. Se estima que en la Argentina ocurren 17 mil ataques isquémicos transitorios (AIT) al
año. Estos ataques presentan los mismos síntomas que los de un ACV y son poderosos llamados de atención que no conviene desestimar.
En estos casos, es importante consultar con el médico para que determine si son provocados por una fibrilación auricular o por una enfermedad carotídea. También es indispensable sopesar qué factores de riesgo tiene el paciente (hipertensión, colesterol elevado, si es sedentario, si lleva una dieta poco saludable o tiene diabetes) y tratar de disminuirlos.
¿A qué señales se debe estar atento para reconocer un ACV? Continuar leyendo.

Fuente: clarin.com