> Noticias

Solo el 50% de los argentinos con colesterol alto recibe tratamiento Parte 1

La ausencia de síntomas influye en la baja adherencia al tratamiento.

El colesterol elevado no tiene síntomas; no causa molestias, ni dolores, ni sensaciones incómodas. Por ese mismo motivo es que, pese a ser un factor de riesgo para la salud cardiovascular, cerca de la mitad de las personas que lo padecen no llevan a cabo un tratamiento para normalizar sus valores.

Así lo demuestra una encuesta realizada recientemente en nuestro país por la agencia de investigación Kantar TNS, sobre un total de 1200 habitantes mayores de 18 años. El análisis también reveló un amplio conocimiento general sobre la problemática del colesterol; un 99% de los encuestados afirmó haber escuchado sobre el tema alguna vez.

Sin embargo, solo un cuarto de los encuestados relaciona al colesterol “malo” con las siglas en inglés LDL, que refieren a las lipoproteínas de baja densidad encargadas de transportar el colesterol por la sangre al interior de las células y cuya presencia en exceso contribuye a la formación de placas en la pared de las arterias.

Esa acumulación es la que produce la ateroesclerosis o “taponamiento” que afecta el flujo normal de la sangre oxigenada y, dependiendo de dónde se localice, puede provocar infarto de miocardio, ataque cerebro vascular (ACV) o insuficiencia circulatoria. Para colmo de males, la encuesta revela que sólo 4 de cada 10 cumplen con las 3 indicaciones básicas para controlar el colesterol: alimentación saludable, actividad física y medicación.

En definitiva, el estudio demuestra que la mayoría de los argentinos desconoce cuáles son los valores normales de colesterol; que no existe real conciencia sobre la importancia de efectuar estudios para diagnosticar la enfermedad ateroesclerótica sin síntomas, y que los pacientes no tienen claro que el tratamiento farmacológico debe ser permanente.

El abandono del tratamiento farmacológico es altísimo en nuestro país y los especialistas lo adjudican a que, a diferencia de lo que sucede con síntomas como la fiebre o el dolor de cabeza; las placas que se forman dentro de las arterias evolucionan sin generar ninguna molestia, haciendo difícil que el paciente recuerde tomar su medicamento para el colesterol todos los días porque no logra percibir el verdadero riesgo al que se expone.

¿Qué medidas pueden tomarse para prevenir el incremento del “colesterol malo”? Continuar leyendo.

Fuente: clarin.com